Compartir

Todo el tiempo estamos comunicando, nuestro cuerpo tiene el gran poder de expresar lo que sentimos. Desde que fuimos bebés nos comunicamos mediante nuestro cuerpo sin expresar exactamente una palabra, usábamos nuestros movimientos para conseguir lo que queríamos, de igual forma, éramos especialistas en descifrar el lenguaje corporal de las personas que nos rodeaban. Sin embargo, con el paso del tiempo perdimos la capacidad de leer a las personas.

Hoy les quiero hablar de la Imagen No Verbal, la cual ayuda a agregarle credibilidad al mensaje que desees comunicar. Se refiere a la percepción que tienen de nosotros, gracias a los códigos gestuales expresados por nuestro cuerpo.

Ser conscientes de nuestra Imagen No Verbal nos da el gran poder de modelar nuestra propia expresión no verbal para comunicarnos mejor, pero, sobre todo, nos ayuda a observar, analizar y profundizar la interpretación de mensajes que los demás nos envían de manera inconsciente.

Al leer el lenguaje corporal de los demás es indispensable, primero entender todo el contexto, no obviar ni dar por hecho nada. Seguido de, observar todo, no aislar señales y finalmente asignar múltiples significados, ver otras señales del lenguaje corporal y no asignar un significado único. El objetivo es realizar una buena lectura del lenguaje corporal, para usarla a nuestro favor y de esta manera, persuadir y convencer más eficazmente.

Ahora bien, vayamos hacia adentro, hacia nosotros mismos. Hay ocasiones en las que nuestro cuerpo nos grita algo y nosotros mismos ni cuenta nos damos, o simplemente no lo queremos ver. Una buena manera de empezar a observar nuestra Imagen No Verbal es haciendo conciencia de la misma. Es observarnos a cada instante, desde cuál es nuestra postura en determinadas circunstancias, o el cómo caminamos, el detectar si hacemos contacto visual con cada persona o quizás no. Requiere de mucha práctica y observación, pero no es imposible. 

Es un proceso de observación, pero también de transformación. Gracias a nuestras neuronas espejo, podemos imitar el lenguaje corporal de los demás igualando los mismos movimientos y tan solo se requiere de dos minutos para segregar ciertas sustancias químicas en nuestro cuerpo para empezar a sentir lo mismo. Veamos el siguiente ejemplo:

En este video, en donde, aparecen muchas personas en el vagón del metro y no sabemos la situación de cada una de estas personas, quizás estaban pasando un mal día o una situación complicada, y de repente escuchan a un desconocido reírse y todos se contraigan de esa risa, que hasta puede llegar a cambiar su estado de ánimo, gracias a nuestras neuronas espejo ¿no les parece increíble?

Finalmente, somos el reflejo de lo que sentimos, te invito a que cada día observes más tu cuerpo y lo que expresas con él, seguramente encontraras cosas fascinaste que no te habías dado cuenta. 

Te invito a que me acompañes a lo largo de este blog para adentrarnos en nosotros mismos, en la Imagen Pública y en el disfrutar del camino, mi nombre es Brianda Darinka, me dedico a crear, sostener o modificar las percepciones de una persona, figura pública o institución para que cumplan sus objetivos dejando huella a través de su imagen. Recuerda que tu imagen es tu huella.

Si tienes más dudas acerca de este tema escríbeme a bmartinez@essenza.mx

Sígueme en mis redes sociales https://linktr.ee/BriandaDarinka

2 Comentarios

  • Adriana
    Posted 15 septiembre, 2020 3:03 am 0Likes

    Excelente video y contenido! Gracias por animarnos a observar nuestro lenguaje no verbal y el poder de elegir proyectar una imagen personal que impacte positivamente hasta en la salud y bienestar de sonreir 🙂

    • Brianda Darinka
      Posted 16 septiembre, 2020 1:21 am 0Likes

      ¡Muchas gracias Adriana! Nos encanta ser útiles y darles contenido de valor para que impulsen su imagen personal 🙂

Deja tu comentario

Escríbenos