Compartir

Tú eres el reflejo de lo que vendes, eres el reflejo de aquello que la gente va a comprar, eres el primer contacto que las personas tienen con el servicio o producto que ofreces.

Lo primero que los demás ven en ti es tu imagen. Entonces, tu imagen se puede convertir en una herramienta que te ayudará a concretar mayores ventas.

Lo primordial es reconocer nuestra esencia, es saber quiénes somos y saber que perciben los demás de nosotros, para esto te recomiendo que le preguntes a tus amigos y compañeros de trabajo: ¿cuál fue la primera impresión que tuvieron al conocerte? Y después de conocerte ¿qué piensan de ti? Para encontrar si existe coherencia y credibilidad en los estímulos que emites.

Ahora bien, vayamos a la realización de ventas con imagen. Cuando tenemos la primera interacción con el cliente, ambos están enviando estímulos verbales y no verbales, esto es totalmente reciproco, por ello, hay que ser conscientes de lo siguiente para la creación de una buena imagen con ventas: 

  1. COHERENCIA: Tienes que ser coherente con todos los estímulos, desde tu vestimenta, tu higiene, tu lenguaje corporal, tu forma de hablar y decir las cosas para generar una comunicación integral. 
  2. SEGURIDAD: Todo vendedor está obligado a conocer cada aspecto de lo que está vendiendo. La eficiencia del conocimiento que le des a tu cliente, le provocará mayor seguridad. Puesto que, la única manera de provocar confianza es dándole seguridad al cliente, de lo contrario, causarías inseguridad y de esta manera, desconfianza.
  3. CREDIBILIDAD: Una vez que el cliente te brinde su confianza, habrás obtenido credibilidad, misma que te ayuda a aumentar las probabilidades de venta.

No te debes olvidar que la compra es totalmente emocional, por lo que contará mucho lo que hagas sentir a tu comprador, puesto que, los seres humanos nos dejamos guiar más por el corazón que por el cerebro. Por ejemplo, si tu sientes miedo, el comprador sentirá desconfianza; pero si tu sientes pasión por lo que haces, el comprador sentirá seguridad y así sucesivamente con todos los sentimientos que les puedas transmitir a tus clientes potenciales. 

Uno de los errores más grandes que podemos cometer como vendedores, es el pensar que la venta terminó después que el cliente compró el producto, ya que la venta misma no termina hasta después de ella. Jamás abandones a tu cliente después de la venta. Un vendedor con buena imagen, siempre conservará a su cliente aún tiempo después de haberle vendido, manteniendo su relación a corto plazo, mediano y largo plazo, dado que, una venta con imagen nunca termina. 

Si logras hacer una buena imagen en ventas, tendrás credibilidad y con el tiempo reputación, y lo podrás convertir en el mejor gancho para mantener clientes leales.

Te invito a que me acompañes a lo largo de este blog para adentrarnos en nosotros mismos, en la Imagen Pública y en el disfrutar del camino, mi nombre es Brianda Darinka, me dedico a crear, sostener o modificar las percepciones de una persona, figura pública o institución para que cumplan sus objetivos dejando huella a través de su imagen. Recuerda que tu imagen es tu huella.

Si tienes más dudas acerca de este tema escríbeme a bmartinez@essenza.mx

Sígueme en mis redes sociales https://linktr.ee/BriandaDarinka

Deja tu comentario

Escríbenos