Compartir

Seguramente has escuchado que los nervios desaparecerán cuando la presentación comience… ¡ES MENTIRA! 

Lo que te puedo decir es que si los controlas, se transforman y será ese shot de energía para que todo salga espectacular.

Convierte a tus nervios en tu mejor aliado. En lugar de nervios, conviértelos en adrenalina. De esta forma sentirás la necesidad de comunicar algo.

Te damos algunos consejos para antes y después de tu presentación y así dominar esos nervios para que todo te salga increíble…

Antes de la presentación:

1.- Prepara tu presentación de la mejor manera.

Siendo exponente deberás conocer bien acerca del tema que vas a presentar. Es válido entablar conversación antes con alguna otra persona para generar una conexión y no te sientas solo del todo. Entre mejor preparación tengas del tema, mejor será tu ponencia.

2.- Duerme bien la noche antes de tu exposición.

Aunque parezca obvio, te lo recomendamos: Estar bien descansado es fundamental para tener un buen rendimiento en la presentación.

3.- Medita y realiza ejercicios de respiración.

La respiración y meditación son aliados al momento de quitar tensión, nervios y casos de ansiedad.

4.-  Realiza ejercicio físico por la mañana.

Esto ayudará a liberar el estrés generado por la preparación del tema y obtendrás energía para el resto del día. 

5.- Visualiza el éxito.

Atraerás vibras positivas y generarás confianza en tu persona.

Después de la presentación:

1.- Acepta los nervios.

Aceptar que los tienes es importante, no pasará nada al admitir que estás nervioso, pero es hora de configurar esos nervios en adrenalina para querer desglosar el tema.

2.- Recuerda la postura corporal.

A las personas les darás la seguridad de que conoces bien el tema desde el momento en que te miran, te notarán con mayor seguridad y tu postura generará un gran impacto a la hora de hablar.

3.- Trata de relajar tu mente y divertirte con el tema.

Conoces el tema, puedes crear un ambiente más amigable y hasta hacer pequeñas bromas para quitar tensión en ti y en todos los que te observan.

4.- Que tu tema sea tu aliado, no tu enemigo.

Al haber preparado bien el tema, y conocerlo de buena manera, este te ayudará a estar concentrado y saber manejarlo de forma correcta.

5.- Responde preguntas con naturalidad.

Tómate tu tiempo para contestarlas y dar a los destinatarios la seguridad de que diste una buena presentación y que además puedes aclarar sus dudas sin mayor problema.

Es importante entender que cada vez que te sientas nervioso, cada uno de estos puntos ayudarán a manejarlos, a transformarlos a tu favor… y al final de tu presentación, habrás conseguido el éxito.

Pon esto en práctica y platícanos en nuestras redes sociales de Essenza cómo te fue.

Te invito a seguirme en mis redes sociales
Instagram @karenarizper
https://www.instagram.com/karenarizper/
Facebook @karenarizper
https://www.facebook.com/karenarizper

Deja tu comentario

Escríbenos